Mª José Talavera

“La tecnología no ha avanzado tanto como tenían previsto los analistas hace unos años”, manifestó Mª José Talavera, directora general de VMware, en el curso de su tradicional encuentro de Navidad con la prensa especializada.

Publicidad

Y es que, según explicó, el 73 % de las empresas continúan desarrollando sus cargas de trabajo con sistemas tradicionales, un 12 % con clouds privadas y el 15 % restante con clouds públicas. Pero lo destacable, según precisó, es que en 2030 solo el 19-20% utilizarán los sistemas tradicionales, un 30% la cloud privada y el 50% restante la cloud pública (y el 50% de ésta en modelos SaaS).

Informe anual

Se aprovechó la reunión para presentar así el informe anual de VMware sobre las tecnologías del espacio de trabajo digital y su impacto en las empresas. El estudio refleja que en España los trabajadores empoderados, aquellos que tienen un mayor acceso a sus aplicaciones deseadas y necesarias para trabajar, tienen el triple de probabilidades de aumentar su productividad y reducir en un 16% el tiempo dedicado a los procesos manuales.

El estudio, realizado con Forbes Insights en septiembre de 2017 entre 2.158 CIOs y usuarios finales de empresas de 16 países de todo el mundo (incluidos 1.107 en 10 países de la región EMEA), destaca el reconocimiento por parte de los CIOs del poder transformador de las tecnologías digitales y las aplicaciones en manos de los empleados. Estos trabajadores empoderados, especialmente en España, tienen el doble de posibilidades de afirmar que las aplicaciones son muy importantes a la hora de acelerar la toma de decisiones en comparación con los trabajadores tradicionales (95% frente al 41%).

Este empoderamiento, según los resultados del estudio, tiene una influencia directa en el rendimiento de las empresas. De hecho, el 89% de los CIOs de Europa creen que los beneficios podrían incrementarse hasta en un 5% en tres años si se facilita a los trabajadores el acceso a las tecnologías que hacen posible el espacio de trabajo digital.

Este cambio de paradigma ha permitido a los trabajadores en España incrementar en un 13,5% la colaboración con el resto de la fuerza de trabajo frente a los trabajadores tradicionales. Además, para demostrar de manera evidente que los empleados son el centro de esta revolución digital centrada en las apps, son ellos mismos quienes se las ingenian para poder trabajar con las aplicaciones más adecuadas para desempeñar su actividad laboral. Prueba de ello es que en la región de EMEA, una de cada cinco aplicaciones empresariales utilizadas ha sido aportada por los propios trabajadores.

“Uno de los cambios más profundos en la empresa ha sido la migración de tecnologías muy potentes a las manos del trabajador, siendo las aplicaciones una parte crucial del trabajo diario de un empleado y de su capacidad para desempeñar sus funciones de forma inteligente”, afirmó María José Talavera, directora general de VMware para España y Portugal. “Mientras las organizaciones compiten por forjar su competitividad a través de la tecnología, la capacidad de proporcionar a los trabajadores la información y las aplicaciones cuando las necesiten, junto con una cultura basada en la confianza, la accesibilidad y la colaboración, será clave para que los trabajadores se comprometan y sean lo más productivos posible”.

Necesidad de cambio cultural

Para una transformación digital efectiva y de éxito es esencial que los empleados tengan acceso a las aplicaciones para el intercambio de conocimiento, la colaboración entre colegas o la gestión de proyectos. Solo mediante esta poderosa combinación entre la iniciativa de los trabajadores y la confianza de los gestores, las empresas podrán crear una cultura en la que la transformación digital empiece a tener un impacto real.

En España, el 60% de los trabajadores empoderados calificarían a sus empleadores como líderes en la transformación digital frente al 15% de trabajadores tradicionales. Además, la probabilidad de que los primeros piensen que su empresa se ha convertido en un lugar de trabajo más deseable es cinco veces mayor, con un 50% frente a un 10%.

María José Talavera concluyó: “las aplicaciones empresariales y las soluciones de productividad están llevando a los trabajadores a lograr más de lo que habían conseguido nunca y a tomar decisiones basadas en la información y las apps que tienen en sus manos. Una accesibilidad elevada a las apps desde cualquier dispositivo marca la verdadera diferencia en el rendimiento laboral. Aunque nosotros considerábamos las aplicaciones empresariales como el estándar de facto para la fuerza de trabajo, es el momento de que las empresas consideren las apps que utilizan sus empleados y se sumen a la transformación fundamental del día a día de cada individuo”.