En el contexto de la compra de los viajes online, la fase de búsqueda experimentará una gran transformación, según el último informe de Amadeus y PhocusWright “Empowering Inspiration: The Future of Travel Search” (Impulsar la inspiración: el futuro de las búsquedas de viajes por Internet). Los distribuidores de productos turísticos tienen grandes oportunidades de ayudar e “inspirar” a los consumidores en esta etapa inicial del viaje, así como de contribuir a reducir el grado de incomodidad con que suele estar asociado al proceso de compra online de viajes.

Publicidad


El estudio ayuda a comprender la forma en que los consumidores realizarán búsquedas de viajes en el futuro. En la nueva esfera del «Online Travel 3.0» la tecnología ha facilitado el trasvase de «poder» desde los proveedores hacia los distribuidores y los propios consumidores finales”, comenta Stephane Durand, Director, Online & Leisure de Amadeus.


El informe fue realizado entre una muestra de viajeros discrecionales, segmentada en dos grupos: los procedentes de países desarrollados (EEUU, Reino Unido y Alemania) y de países emergentes (India, Rusia y Brasil). El estudio analiza el comportamiento de los viajeros procedentes de distintos países a la hora de buscar y planificar sus viajes de manera online y desvela las tendencias más relevantes que transformaran esta fase del viaje.


Comportamiento de los viajeros en la búsqueda y planificación online de un viaje

Según se desprende del estudio, un 50% de los viajeros procedentes de países desarrollados tiene un destino particular en mente antes de comenzar la búsqueda por Internet, mientras que en el caso de los viajeros de países emergentes, esta proporción se reduce a casi una tercera parte. Ante esta realidad, se constata la importancia que supone para los portales atraer a este último grupo de viajeros en una fase más temprana del proceso de compra. Una pronta atracción contribuirá a ampliar su público y a reducir su dependencia de las búsquedas y el tráfico derivado.


La mayoría de personas encuestadas demanda poder realizar búsquedas multi-destino y, además, con un determinado presupuesto. En este sentido, otra consideración a tener en cuenta por parte de los distribuidores es que han de permitir realizar búsquedas en sus webs más allá del binomio formado por pares de ciudades, destino y fecha. Por ejemplo, un viajero cuenta con 1.000 euros de presupuesto para viajar a un lugar, pongamos que de playa, y en una determinada fecha: el hecho de que pueda introducir estos criterios para la búsqueda y encontrar diferentes opciones ajustadas a dicha propuesta, facilitaría enormemente su decisión. Por otra parte, suscita un gran interés entre los viajeros consultados que los resultados de búsqueda muestren exactamente qué es lo que incluye el precio, incluyendo todos los cargos y tasas.


“El uso de herramientas avanzadas que agilicen y ayuden al consumidor a elegir fecha, destino y personalizar sus contenidos se convertirá en un elemento crucial para aumentar la ventaja competitiva y la diferenciación de los distribuidores con respecto al resto de portales”, señaló Paul de Villiers, director general de Amadeus España. “Los sites que combinen flexibilidad y criterios de búsqueda más amplios estarán más alineados con las actuales formas de búsqueda y planificación online de los viajeros”.

Partiendo de la base de que la vía más común para buscar información sobre el destino es Internet, el informe revela que los viajeros de los países emergentes son los que consultan un abanico más amplio de fuentes online para la selección del destino. Así, mientras que los viajeros de EEUU, Reino Unido y Alemania son los que menos búsquedas online realizan durante la fase de elección del destino, los viajeros de la India, Rusia o Brasil suelen consultar múltiples fuentes. Una de las principales causas es que en estas últimas regiones no existe un delimitación tan clara como en los países desarrollados de lo que es un motor de búsqueda, una agencia de viajes online o una guía de viajes virtual.


Paradójicamente, también hay notables diferencias en cuanto al tiempo que dedican los viajeros a elegir destino: en los países desarrollados el tiempo es muy superior al de los emergentes, siendo los británicos los que más tardan, una media de 116 días frente a los cerca de 50 días de los viajeros de la India.