situación de big data spain
situación de big data spain

Es indiscutible que vivimos desde hace unos años, una explosión exponencial e impredecible, de datos no estructurados. Esta situación ha provocado que las organizaciones presten atención al “Big Data” y la necesidad de ser capaz de controlar esos datos y obtener de ellos, la mayor y mejor información posible, para aplicarlo en beneficio del negocio.

Publicidad

Cuando hablamos de la situación de Big Data, hablamos de “n” formatos de los datos

Para ver la situación de Big Data me parece oportuno mencionar una frase de W. Edwards Deming y de Peter Drucker que dice que “No se puede gestionar lo que no se mide”, ya que con Big Data, es posible medir la cantidad y tipo de datos y consecuentemente obtener información al respecto. En el ámbito empresarial, esa información si bien utilizada, en el momento adecuado, podrá aportar un enorme valor al negocio, permitiendo una mejora en la toma de decisiones. Sin embargo, es frecuente escuchar que se trata de una “nueva palabra” para definir el business Intelligence o la analítica, de siempre. En realidad, es “parecido”, ya que el Big Data también permite extraer “inteligencia” del análisis de los datos y trasladarla al negocio, como beneficio o ventaja competitiva. Sin embargo, lo que marca la diferencia son las “famosas 3 Vs”:

1 – Volúmen

La cantidad de datos que se genera, a través de internet, desde aproximadamente el 2012 en cada segundo, es más que todos los datos que existían almacenados en internet en los últimos 20 años. Actualmente, las organizaciones se enfrentan a Petabytes de información.

2 – Velocidad

Para muchas aplicaciones, la velocidad en la creación de los datos es aún más importante que el volúmen, ya que el “tiempo real o “casi-tiempo real” dan a las empresas, la posibilidad de ser más ágiles y competir mejor en sus mercados. “Cuanto antes conocemos la información, antes podemos actuar”.

3 – Variedad

Cuando hablamos de la situación de Big Data, hablamos de “n” formatos de los datos (desde mensajes, imágenes, lecturas de sensores, señales de GPS o móviles, etc). Muchos de estas fuentes de datos son relativamente nuevas. Hablamos de datos “no estructurados”. A medida que la actividad económica y social se va digitalizando, nuevas fuentes de información aparecen y tenemos que tratarlas en esta nueva era. Es un movimiento imparable. Teléfonos móviles, Venta online, redes sociales, GPS, IoT, etc. producen una cantidad incalculable de datos, solamente con su operativa diaria.

Sin embargo, me gustaría que quedara claro que aunque pueda llegar a aportar gran valor a las organizaciones, la visión y la implicación del ser humano sigue siendo imprescindible.