ciudades inteligentes
ciudades inteligentes

Marieta Del Rivero, directora general adjunta del área Comercial Digital de Telefónica, cree que la transformación digital de las ciudades es una oportunidad de desarrollo económico, social y cultural en donde España destaca en Europa, y dónde los ciudadanos son los grandes protagonistas. Un ciudadano lo que quiere es ser parte de una economía colaborativa. Tenemos que poner las ciudades a la altura de sus ciudadanos’.

Publicidad

La hoja de ruta para las ciudades inteligentes

Los expertos coinciden en identificar seis ámbitos clave para acelerar la digitalización de la ciudad:

  1. Liderazgo y cambio organizativo. El alcalde debe asumir el pleno liderazgo del proceso, impulsando un cambio cultural que transforma las organizaciones verticales en una organización transversal. También debe facilitar las sinergias entre las distintas organizaciones responsables de servicios municipales, poniendo en marcha un plan estratégico de la ciudad asegurando un seguimiento de objetivos y resultados.
  1. Plan de ciudad, debe prepararse con una visión a largo plazo y compartido y consensuado con todos los agentes. Un Plan que no cambie en cada legislatura.
  1. Marco legal. Hay que evolucionar y modernizar las fórmulas de contratación incorporando flexibilidad al modelo. Solo así se asegurará que la tecnología es la adecuada.
  2. Modelo tecnológico open source, open data e interoperabilidad de plataformas. Es el momento de definir las reglas del juego y evitar construir sistemas propietarios y cerrados. Todavía no hay un standard definido en Internet of Things y hay que contribuir a que las plataformas ‘compartan información’ y se hablen. Solo así se podrá construir una economía de los datos. Además los ciudadanos exigen más transparencia y los portales open data son un excelente ejemplo de como una ciudad pone a disposición la información de forma transparente.
  1. Financiación. La colaboración público-privada permite un avance más rápido en la transformación de los servicios y aporta capacidades y conocimientos específicos en ambas direcciones. El plan Nacional de Ciudades Inteligentes es un buen ejemplo de cómo contribuir a este fin.
  1. Modelos de negocio sostenibles. Cada día generamos 2,5 trillones de bytes de datos según expertos. La digitalización de las ciudades va a contribuir incrementar estos números y el gran reto es poner en valor esa información para construir modelos de negocio sostenibles. Modelos que tengan en cuenta los intereses del consumidor. Por ejemplo, si se sensorizan los containers de residuos y podemos acceder a información personalizada de cuál es el uso, los impuestos por gestión de residuos deberían ser individualizados.