Las empresas acometen la transformación digital para aumentar su velocidad, agilidad y capacidad de innovar, si bien, aprovechar los beneficios de esta transformación depende de un acceso a mayor velocidad y en mayor volumen a los datos. Un nuevo informe de Capgemini —bajo el título Unlocking the hybrid integration dividend: How to transform your business with hybrid integration and APIs— pone de relieve cómo la modernización de la integración híbrida y la arquitectura de microservicios habilitando APIs serán claves para impulsar la transformación digital y maximizar el potencial de la conocida economía API.

Publicidad

Ventajas de negocio logradas por los «Integradores»1 frente a los «Entregadores»2

El informe, basado en una encuesta mundial a 818 directivos de TI de grandes empresas (facturación superior a 500 millones de euros), concluye que una estrategia madura de integración híbrida impulsada por el uso de modelos basados en APIs contribuye al crecimiento de una empresa. El 49% de las organizaciones clasificadas como integradoras ha incrementado un 5% o más su facturación en los tres últimos años, algo logrado solo por el 23% de las entregadoras. Asimismo, el 41% de las primeras redujo en un 50% o más el tiempo necesario para actualizar productos, frente al 33% de las segundas. Igualmente, casi la mitad de las integradoras (46%) prevé iniciarse en la economía de las API para generar nuevas fuentes de ingresos, frente al 25% de las entregadoras.

Con una robusta arquitectura sobre herramientas de integración cloud, las APIs pueden ser más que simples instrumentos para gestionar y liberar datos. Con ella, según el estudio, los integradores son mucho más entusiastas sobre su capacidad para innovar: el 68% afirma que es capaz de desarrollar productos nuevos con rapidez y lanzarlos al mercado en plazos cortos, con mayor escalabilidad, fiabilidad y posibilidad de personalización, algo que solo indica el 25% de los entregadores. También señalan que las APIs contribuyen a mejorar la experiencia del cliente.

Una estrategia madura de integración híbrida impulsada por el uso de modelos basados en APIs contribuye al crecimiento de una empresa

El operador de telecomunicaciones estadounidense T-Mobile, un cliente de Capgemini, utiliza unas 300 APIs en EE.UU. La empresa, de larga trayectoria en el país, ha acometido una transformación positiva mediante la implementación de una arquitectura de microservicios. En este sentido, Chuck Knostman, vicepresidente de Estrategia y Tecnología en T-Mobile señala: “La alta dirección nos pregunta siempre: “¿Tenemos una API para esto?” Y cuando se habla de esto a ese nivel, es signo de que la transformación realmente se está produciendo”.

La complejidad de TI híbrida sigue siendo la mayor barrera para la integración híbrida

El enfoque de integración híbrida supone usar herramientas modernas de integración en la nube combinadas con soluciones on-premise, como un Bus de Servicios Empresariales (ESB)3, conectando las aplicaciones de diferentes entornos. El informe revela que el 66% de las empresas utiliza tres o más proveedores de servicios de nube, y que más de tres cuartas partes de sus aplicaciones se ejecutan en nube privada o en servidores on-premise (o en ambos). El enfoque tradicional de integración punto a punto utilizado en sistemas monolíticos no sirve cuando cientos de aplicaciones residen en entornos muy diferentes.

La integración híbrida es un medio con el que gestionar esta complejidad y asegurar que la infraestructura tecnológica de la empresa responda a los objetivos de negocio. No obstante, los expertos consultados comparten la visión de que hay que ser cautelosos con el enfoque “por partes” o fragmentario de la integración, y que no debe desecharse y sustituirse de golpe la arquitectura de integración heredada. Por otro lado, el informe concluye que es necesario dar los pasos adecuados en el momento correcto y combatir así la inercia propia del cambio para aprovechar de la manera más eficaz la oportunidad que brinda la integración híbrida.

1 De las empresas estudiadas, las integradoras son las más avanzadas en cuanto a modernización de su proceso de integración.
 Representan el 15% de la muestra. Aúnan la característica de haber desarrollado una estrategia de integración híbrida donde la integración cloud y/o de microservicios son un elemento “muy destacado” de su enfoque de integración.

2 De las empresas estudiadas, las entregadoras son aquellas que no han desarrollado una estrategia de integración híbrida

ni tampoco basan esta integración de forma destacada en la nube y/o microservicios. Representan el 16% de la muestra.

3 Un Bus de Servicio Empresarial (según sus siglas en inglés, ESB) facilita el sistema de comunicación entre aplicaciones
 de software que interactúan en una Arquitectura Orientada a Servicios (SOA).