Iberia Talento

Iberia se convertirá en una de las primeras aerolíneas en probar el reconocimiento facial para poder embarcar en un avión. La principal ventaja del uso de esta tecnología radica en la velocidad a la que se produce un embarque. Normalmente, cuando se empieza el embarque en cualquier vuelo, se produce una larga fila que espera paciente a que el personal de tierra compruebe cada tarjeta de embarque y que el nombre de la misma se corresponda con la documentación que porta el viajero. En todo ese proceso y, hasta que todos los pasajeros estén dentro del avión, se tarda alrededor de media hora. Con el reconocimiento facial ese tiempo se reduce a unos escasos 10 minutos, con la ventaja añadida de que el personal de tierra se puede dedicar a otras labores como la de ayudar a los pasajeros con discapcidad.

Publicidad

Iberia empezará a probar el proyecto de reconocimiento facial en los vuelos que salgan de Madrid con destino a Asturias y Bruselas

Así, Iberia empezará con el proyecto piloto de reconocimiento facial en la Terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y se probará durante un período de entre seis meses y un año. El proyecto estará disponible para los pasajeros que vuelen con la aerolínea a Asturias y Bruselas y les permitirá identificarse en el control de seguridad general y en el “Fast Track”, además de en la puerta de embarque con su perfil biométrico, sin necesidad de mostrar ladocumentación.

Se trata de un proyecto, que ha contado con la colaboración de Aena, IECISA, Gunnebo y Thales y para utillizarlo los usuarios se tienen que registrar a través de una aplicación en sus dispositivos móviles, además de en los quioscos instalados en los mostradores de facturación y en el filtro de seguridad de la T4.

Para darse de alta en la aplicación de Iberia el cliente solo tiene que registrarse con sus datos y pulsar en “Área Personal”. Primero, se captura una imagen del documento de identidad del cliente, que después tiene que hacerse un “video-selfie” con el que el sistema de software determina si el rostro del cliente se corresponde con el de la foto del documento de identidad. El perfil biométrico se envía a la base de datos de Aena. En el momento del vuelo, el cliente tendrá que asociar su tarjeta de embarque a Asturias o Bruselas con su perfil biométrico, por lo que al hacer la facturación online de ese vuelo se le ofrecerá la posibilidad de utilizar el reconocimiento facial en el control de seguridad y puerta de embarque.

Los pasajeros también podrán dar de alta su perfil biométrico a través de la aplicación de Aena y de los quioscos situados en la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde tendrá que escanear el código QR de su tarjeta de embarque y asociarlo a su perfil biométrico.

El proceso de registro de los datos biométricos solo se tendrá que hacer una vez durante la duración del proyecto piloto.

Los requisitos para poder hacer uso del sistema de reconocimiento facial en el aeropuerto madrileño son:

  • Ser mayor de edad.
  • Contar con un DNI 3.0, que se emiten en España desde 2015, para aquellos clientes que quieran registrarse a través de la aplicación móvil. El registro en los quioscos se podrá hacer con un DNI o un pasaporte europeo en vigor.
  • Disponer de un dispositivo móvil con sistema Android con lector NFC. En breve, también estará disponible para dispositivos móviles con sistema iOS.
  • Tener una reserva individual en cualquiera de los vuelos de Iberia a Asturias o Bruselas.

Un proyecto, fruto de la colaboración

El proyecto piloto de reconocimiento facial ha sido fruto de la colaboración de Iberia, como desarrolladora de la aplicación móvil y operadora de los vuelos en los que se probará; Aena, como titular de la Terminal 4 en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y de la base de datos donde se alojan los perfiles biométricos de los clientes registrados; IECISA, con las  soluciones de Digital OnBoarding, de One ID y los quioscos de registro necesarios; la empresa sueca Gunnebo, que ha instalado las puertas automáticas equipadas con cámaras inteligentes del control de Seguridad, Fast Track y puertas de embarque, y Thales, con su motor de biometría LFIS que integra los datos procesados por los sistemas de Aena con los requisitos de identificación para el acceso a los aviones.