Elecciones vascas
Elecciones vascas

La Dirección de Administración Electoral del Gobierno Vasco ha adjudicado a Ibermática el escrutinio de los votos en las elecciones vascas, que tendrá lugar este domingo 25 de septiembre.

Publicidad

Será una de las noches más frenéticas del año, en donde el trabajo preparado durante meses deberá culminar a lo largo de apenas tres horas y sin fallos. Por ello, el despliegue tecnológico efectuado por Ibermática, donde la coordinación debe ser máxima y no puede haber ningún margen de error, será de alta complejidad. No en vano, serán cerca de dos millones los ciudadanos llamados a votar, de 251 municipios, que cuentan con un total de 2.593 mesas electorales, 5.186 entre urnas y cabinas y millones de papeletas, lo que requiere la máxima fiabilidad para garantizar la transparencia del proceso.

En las elecciones vascas participarán 300 profesionales de Ibermática entre directores de proyecto, consultores, desarrolladores de aplicaciones, técnicos de infraestructuras, telefonistas, grabadores y encargados de otros servicios. Bajo la responsabilidad de la Dirección de Régimen Jurídico, Servicios y Procesos Electorales del Gobierno Vasco, se encargarán de que el escrutinio se haga lo más rápidamente posible y con total fiabilidad.

En las elecciones vascas participarán 300 profesionales de Ibermática entre directores de proyecto, consultores, desarrolladores de aplicaciones, técnicos de infraestructuras, telefonistas…

El objetivo es que partidos políticos, instituciones y medios de comunicación puedan conocer, lo antes posible y con transparencia, el resultado de las elecciones. Tendrán a su disposición un acceso preferencial a los datos, a través de intranet; y se desplegará un CAU (Centro de Atención a Usuarios), y un sistema de consulta en Internet para el público en general.

Un recuento cada vez más rápido y fiable

Al significativo aumento en la velocidad del escrutinio contribuyen las mejoras adoptadas para minimizar los posibles retrasos en el flujo de información desde las mesas electorales a los centros de recogida de datos, y la fiabilidad para que no falle el sistema es altísima. Tanto en los centros de grabación como en los centros de cálculo, todos los datos estarán duplicados; y en su respectivo servidor “espejo” (otro servidor que almacena duplicados todos los datos y que entraría a funcionar en caso de alguna contingencia en el principal) también estarán duplicados nuevamente.

Igualmente, para garantizar que en la noche electoral no tenga cabida ni el más mínimo contratiempo, los preparativos comienzan varios meses antes. “Trabajamos durante dos meses, aprovisionando e instalando en los centros de procesos de datos cerca de un centenar de ordenadores, una veintena de servidores y diverso equipamiento para garantizar la perfecta obtención de los resultados electorales tras el escrutinio”, explica Alejandro Cuesta, responsable de Ibermática de este complejo proyecto, que asegura además que, “incluso una semana antes de las elecciones, a la misma hora, hacemos una simulación exacta de la jornada con todos los profesionales que están trabajando ese día”.

A lo largo de los últimos años, Ibermática ha logrado que el escrutinio de los votos en las elecciones vascas se efectúe cada vez media hora más rápido que en los comicios anteriores. Así, en 2005 para las diez de la noche ya se había escrutado el 98,4% de los votos, frente al 86,33% en 2001 y el 83,44% en 1998. En 2009 se batieron todos los registros: a las 21.15 horas ya se había escrutado la mitad de los votos, finalizando la contabilidad del 100% de las papeletas a las 22.40 horas.