Si durante el siglo pasado alguien se hubiera ido de manera voluntaria a un monasterio aislado del mundo, por ejemplo, por un período de veinte años, cuando hubiera salido,  los cambios que hubiera encontrado serían relativos : la tele sería en color en vez de en blanco y negro, los coches alcanzarían velocidades de vértigo, las  fábricas serían mucho más limpias, eficientes, los sistemas de producción serían otros, el ordenador personal se hubiera extendido a toda la población… etc, pero, los verdaderos cambios se han dado en los últimos veinte años. Ahí, se encontraría completamente perdido. La llegada de Internet a la población de a pie, ha transformado todo completamente y todos los sectores económicos. La mayor parte de la población se conecta a Internet todos los días del año. Estamos, HIPERCONECTADOS.  Todo el mundo civilizado tiene un Smartphone, algo que hace no tanto sólo era un teléfono, y ahora, nos faculta gestionar toda nuestra vida: nos sirve para pagar, para controlar el deporte que hacemos, para informarnos de la actualidad, apostar en Betway, apuesta por el béisbol, pedir un taxi, contratar viajes, restaurantes, gestionar nuestras cuentas bancarias, liquidar impuestos, en fin, tenemos el mundo a nuestro alcance, al alcance de nuestro teléfono.

Publicidad

Además de lo anterior, la conectividad también ha llegado a las casas, los electrodomésticos están conectados a nuestros dispositivos, podemos encender o apagar la calefacción desde el móvil, gestionar la compra, ver qué alimentos tenemos en la nevera, etc. En los próximos años, el dispositivo que más se va a vender, son los asistentes domésticos, que podrán hacer la compra con sólo decírselo nosotros, nos darán recetas de cocina, nos darán noticias, harán pedidos de comida a empresas de comida a domicilio, nos informarán del tiempo, podremos pedir un taxi, reproducir  música, vídeos.

Todos estos dispositivos, son unos almacenes ingentes de información sobre nosotros, nuestras casas, nuestros gustos, aficiones, necesidades, Todo, almacenan todo, por lo tanto, hay que tener exquisito cuidado con la seguridad de los mismos. Ahora mismo, la información es oro, y cientos de ciberdelincuentes están atentos a poder hacerse con toda esa información para venderla al mejor postor. Información que con Betway jamás peligrará. Quien maneja la información, maneja el poder. Y el público en general valora la comodidad antes que la seguridad, por eso debemos estar atentos.

Las personas, gracias a Internet, tienen más tiempo para divertirse, y de una manera completamente distinta a las generaciones anteriores. Todos los juegos los tienen en su Smartphone, y pueden incluso jugar con amigos que se encuentren en el otro extremo del mundo, o lisa y llanamente, con cualquier usuario de cualquier lugar, todo el mundo está al otro lado de la pantalla. Ya no hace falta reunirse un grupo de gente en un determinado lugar para jugar a nada, se juega 24 horas al día, y 365 días al año, y con rivales de todo el mundo civilizado, por supuesto….

Por último, no olvidarnos de que toda esta hiperconectividad, genera unas dosis importantes de ansiedad y estrés, parece que no vamos a tener tiempo para atender:  todos los mensajes que recibimos, las redes sociales, las notificaciones de nuestros conocidos, etc., por lo que debemos buscar el equilibrio entre todas nuestras actividades.