emov furgoneta carsharing empresas de mudanza
emov furgoneta carsharing empresas de mudanza

El carsharing, sobre todo en grandes ciudades, está cambiando la forma en la que nos movemos los ciudadanos. Hasta ahora, los coches eléctricos de alquiler por tiempo han servido para desplazarnos de un lugar de la ciudad a otro, sin importar las restricciones de acceso al centro urbano o las medidas anticontaminación. Debido a ellos, son muchas las personas que se están planteando la adquisición de un vehículo nuevo y soportar los gastos que ello acarrea. La movilidad, tal y como la entendemos, va a cambiar de forma radical y ésta ya no sólo va a afectar a los fabricantes de vehículos o los talleres. Empresas de mudanza o de transporte urgente deberían empezar a temer por su futuro a medio plazo, ya que también su modelo de negocio va a verse afectado.

Publicidad

Las empresas de mudanza y las de transporte urgente tendrán que empezar a adaptarse a las nuevas ofertas de movilidad como el carsharing

Emov, el servicio de carsharing del grupo PSA, ha visto un nuevo nicho de mercado en el transporte logístico de distancias cortas. Desde el próximo lunes, 1 de abril, la multinacional gala pondrá a circular por Madrid varias furgonetas Citröen Berlingo 100% eléctricas para tres pasajeros y con capacidad de carga de hasta 620 kg. Una cifra más que suficiente para realizar una pequeña mudanza o para realizar envíos puntuales. Todo ello al mismo precio al que se alquilan los Citröen c-Zero al que hay que añadir un euro más por el desbloqueo de la furgoneta.

Empresas de Mudanza. Nada será igual

Las empresas de mudanza y las de transporte urgente tendrán que empezar a adaptarse a las nuevas ofertas de movilidad. Las nuevas tecnologías están cambiando muchas cosas y estas empresas no van a ser una excepción. A medida que las baterías de los coches eléctricos incrementen su autonomía nada impedirá que cualquier usuario pueda alquilar una furgoneta más grande para realizar un trayecto entre diferentes ciudades y hacerlo de una forma infinitamente más económica.

Los fabricantes de coches ya se dieron cuenta hace unos años de los cambios que se iban a producir. Es por este motivo por el que las principales empresas del sector están reduciendo sus plantillas a marchas agigantadas. La última ha sido Ford, que ha anunciado unos recortes de 5.000 personas de su plantilla en Alemania, sin descartar que se produzcan nuevos ajustes en otros países de Europa. Los motivos son claros: la industria automovilística prevé que la demanda de vehículos de combustión se contraiga de forma brutal motivada por el auge de los coches eléctricos y nuevas formas de movilidad como el car sharing. Además, los nuevos coches eléctricos no necesitan pasar revisiones periódicas, salvo para cambiar frenos o neumáticos, por lo que los talleres y servicios postventa también se van a ver afectados.

Y ahora también los operadores logísticos van a empezar a ver cómo las nuevas formas de transporte les va a afectar a ellos. Los fabricantes de coches llevan tiempo invirtiendo en plataformas y aplicaciones de car sharing. No sería mal momento para que las empresas de mudanza empezaran a invertir en sacar herramientas similares y furgonetas que les permitan transformar su modelo de negocio.