La realidad ha puesto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en su sitio. Nada más proclamarse alcaldesa de la Ciudad Condal, Colau se mostró a favor de pedir una auditoría al  Mobile World Congress para conocer al detalle con qué apoyos públicos cuenta y puso en duda el beneficio que la principal feria tecnológica del mundo tiene para los barrios de Barcelona. En pocas semanas, los perjucios para la ciudad se han tornado en bondades ya que Barcelona se quedará con el Mobile World Congress y la capitalidad del móvil durante cinco años más, es decir, hasta 2023.Y es que, sin necesidad ni siquiera de abrir un debate previo y abordar el modelo de congreso que quería,  la exactivista transformada en política ha aceptado las propuestas de los organizadores.

Publicidad

Es más durante la firma del acuerdo de renovación la dirigente de BComú, al estilo Tsipras, ha asegurado que «la renovación de la capitalidad y del Mobile World Congress hasta 2023 es un éxito compartido que se ha conseguido gracias al trabajo y la implicación de todos. Esta es una nueva oportunidad para hacer que la capitalidad del móvil tenga repercusión todo el año, con un impacto positivo en toda la ciudad y con beneficios para toda la ciudadanía”.

Los responsables del mayor evento tecnológico mundial del año, la GSMA,  han destacado la calidad de la propuesta de continuidad presentada por Barcelona, el creciente éxito del Mobile World Congress, las actividades de impulso del sector tecnológico que se están llevando a cabo y la complicidad institucional en torno al proyectocomo los factores determinantes  para prorrogar el actual contrato, que finalizaba en 2018.

La oferta conjunta de renovación de MWCB fue presentada a GSMA –la asociación mundial de operadores de telefonía móvil- por sus Barcelona city partners: El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento de Barcelona, Fira de Barcelona, Turismo de Barcelona y la propia Mobile World Capital Barcelona.

Por su parte, el vicepresidente del Patronato de MWCB y secretario de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad para la Información, Víctor Calvo-Sotelo, ha subrayado que la capitalidad mundial del móvil de Barcelona supone un activo de enorme valor para el conjunto de España, tanto en términos de impacto económico como en su contribución a mejorar la imagen del país. Asimismo ha definido la renovación como un gran éxito, fruto del esfuerzo conjunto y la intensa colaboración entre todas las instituciones, y destacando además el apoyo al más alto nivel del Gobierno de España.

Finalmente Agustí Cordón, vicepresidente de Mobile World Capital Barcelona y director general de Fira de Barcelona, ha afirmado que “la apuesta por Barcelona avala el gran trabajo realizado hasta el momento por todos los implicados y pone en valor la actividad impulsada por la capital mundial del móvil para potenciar la transformación digital e incidir directamente en la calidad de vida de los ciudadanos. La apuesta de GSMA es sin duda un reconocimiento y a la vez un gran reto que nos permite impulsar nuevas iniciativas”.