Kingston ha anunciado los resultados de su estudio El Estado de la Seguridad de Memorias USB en Europa realizado por el Ponemon Institute con la finalidad de establecer cómo las empresas gestionan los requerimientos de seguridad y privacidad de la información recogida y almacenada en las memorias USB. El estudio confirma que muchas ignoran el riesgo de no utilizar memorias USB encriptadas y no siguen una política de seguridad apropiada para estos dispositivos.

Publicidad

El estudio europeo, que sigue a otro llevado a cabo anteriormente en Estados Unidos, confirma la necesidad urgente de que el entorno corporativo adopte productos y políticas USB con mayor nivel de seguridad. Un total de 2.942 profesionales de la TI, con una experiencia media de 10,75 años en TI o en seguridad para TI, contestaron a este estudio, y todos ellos reconocieron la importancia de uso de las memorias USB desde el punto de vista de la productividad. El 71% de los encuestados en toda Europa confirmó que su empresa no cuenta con la tecnología para detectar la descarga de información

confidencial a memorias USB por parte de personas no autorizadas. Las estadísticas muestran que la mayoría de las empresas ignoran los riesgos de utilizar memorias USB sin encriptación, lo que da como resultado que el 62% de las mismas hayan sufrido en los dos últimos años una pérdida de información sensible o confidencial a causa del extravío de estas memorias.

Algunos datos revelados por el estudio:

  • El 75% de los encuestados declaró que los empleados de sus empresas utlizan memorias USB sin solicitar previamente permiso para hacerlo. El 38% de estas memorias son regalos recibidos en conferencias, eventos comerciales o encuentros de negocios.
  • El 67% declaró que sus empresas no cuentan con tecnología apropiada para prevenir o detectar infecciones por virus o malware procedentes de las memorias USB utilizadas por los empleados.
  • El 63% reconoció que los empleados nunca o raras veces informan a las autoridades de la pérdida de memorias USB.
  • El 62% declaró que sus empresas no estarían dispuestas a pagar un suplemento para adquirir memorias USB encriptadas y seguras.
  • El 52% opinó que sus empresas no consideraban como una alta prioridad la protección de información confidencial y sensible descargada y almacenada temporalmente en memorias USB.
  • Sólo un 43% de las empresas exigen el uso de contraseñas o bloqueos en las memorias USB de los empleados, y sólo el 42% cuentan con sistemas de encriptado para los archivos contenidos en las mismas.

 «En Kingston creemos que el descuido, la falta de educación sobre la seguridad y la confusión en el funcionamiento de las empresas son los factores que producen estos abrumadores porcentajes de pérdida de datos relacionados con las memorias USB”, declara Jordi García, responsible de Kingston Technology Iberia. «Las empresas perciben que cualquier intento de controlar un dispositivo como una memoria USB será casi seguro algo futil y demasiado caro, tanto en términos de presupuesto como de pérdida de productividad. De todos modos, un sencillo análisis de las necesidades de esa empresa, junto con el conocimiento de que existen soluciones de memorias USB de uso sencillo, rentables y plenamente seguras, puede ser de una gran ayuda para que tanto empresas como empleados tomen cartas en el asunto”.

“Esta encuesta ha revelado el alto porcentaje de empresas públicas y privadas que siguen careciendo de políticas seguras de protección de datos referentes a los dispositivos USB, lo cual representa un agujero importante en sus estrategias de seguridad corporativa”, ha declarado el Doctor Larry Ponemon, Consejero Delegado del Instituto Ponemon. “Es raro que pase un mes sin que la prensa de algún país europeo publique una noticia sobre el extravío de ‘datos confidenciales contenidos en una memoria USB’, por lo que esperamos que los resultados de nuestro estudio sirvan como llamada de atención a las empresas del continente”.