La tecnología y las aplicaciones para móvil han llegado prácticamente a todos los ámbitos de nuestra vida y a todos los sectores: también a la economía. El mundo financiero pone a nuestra disposición muchas oportunidades, y todas ellas las tenemos al alcance de nuestra mano con tan solo descargarnos una app de móvil. Además, también gracias a las apps gestionar nuestras finanzas es mucho más fácil de los que podemos imaginarnos. A continuación, hemos elaborado una lista con tipos de apps del mundo de las finanzas que quizá no conocías pero que seguro te encantaría poder disfrutar por todas las ventajas que ofrecen.

Publicidad

Apps de inversión: este tipo de apps no puede faltar en tu dispositivo móvil. Hay muchas que se pueden descargar de forma totalmente gratuita y la mayoría de ellas pertenecen a brókeres regulados o bancos financieros: por lo que la seguridad está garantizada. Dentro de estas apps hay muchos tipos, hay apps generales para invertir en cientos de instrumentos financieros y apps específicas para cada instrumento financiero. Por ejemplo, si te gusta el mundo forex, una app para invertir en divisas es lo que deberías descargarte. Con una de estas apps podrás invertir en pares de divisas para obtener como beneficio la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta. Para sacar el máximo partido a cualquier app de inversión, seguir el mercado financiero, sus novedades y un calendario económico es imprescindible.

Apps de facturación: si eres empresario o emprendedor, también hay apps que pueden hacer que llevar las cuentas de tu negocio sea más fácil. La facturación puede dar más de un quebradero de cabeza, sobre todo cuando el negocio va creciendo y cada vez son más los clientes y proveedores con los que trabajamos. Por eso, la mejor idea es descargarse una app de facturación, para que, en caso de duda, puedas consultar lo que necesites desde tu móvil: una forma práctica y cómoda de gestionar las facturas de tu negocio.

Apps para dividir gastos: los gastos en grupo a veces se complican y no salen las cuentas, sobre todo cuando el grupo de personas es grande y cada uno va haciendo gastos por su cuenta. A veces hay gastos que se olvidan o toca añadirlos después, lo que hace que haya que volver a hacer las cuentas desde el principio. Lo mejor para estos casos es olvidarse del lápiz y el papel y descargarse una app para dividir gastos en el móvil. Hay muchas disponibles para iOS y Android y son muy fáciles de usar gracias a lo prácticas que son sus interfaces. Solo hay que introducir los gastos a dividir y seleccionar las personas entre las que se quiere dividir dicho gasto: lo que quiere decir que cada miembro del grupo deberá haber descargado la app con anterioridad para que cada uno pueda ir introduciendo sus gastos cuando los tenga.