Antonio Crespo y Alberto Navarro DGT coche autónomo
Antonio Crespo y Alberto Navarro DGT coche autónomo

Los expertos que se dieron cita ayer en el encuentro Self Driven Future coincidieron en destacar la colaboración entre la DGT y las empresas ante la llegada del coche autónomo, algo que sitúa a España en una posición privilegiada en la carrera por desarrollar esta innovación disruptiva.  Jaime Moreno, Director General de Movilidad de la DGT, se mostró partidario de su introducción en el mercado como “herramienta única y esencial de erradicar las muertes en las carreteras”, y por tanto, una innovación fundamental para los organismos de regulación a nivel europeo. Durante el encuentro, organizado por la consultora de innovación digital Quint Wellington Redwood, el portavoz de la DGT abogó por favorecer entornos normativos abiertos y flexibles que permitan el desarrollo del software y soluciones digitales que se necesitan. Finalmente, Moreno destacó el papel de catalizador que están jugando los nuevos fabricantes del mercado como Tesla y Google, obligando a la industria tradicional a avanzar en este sentido.

Publicidad

El portavoz de la DGT abogó por favorecer entornos normativos abiertos y flexibles que permitan el desarrollo del software y soluciones digitales que se necesitan

Antonio Crespo, Director General de Quint Wellington Redwood, habló del gran impacto que se va a producir “no solo en sectores directamente afectados como automoción, seguros, logística, o utilities, sino en casi todos los ámbitos de la economía y de la sociedad”. El vehículo autónomo ya está aquí, pero “su velocidad e impacto va a depender de la colaboración entre todos los actores implicados; así como de nuestra capacidad de asumir el cambio y gestionar la incertidumbre”, señaló.  El reto, por tanto, se traslada a la sociedad, y también a las empresas,  que deben “saber derribar las barreras organizativas que ficticiamente nos separan para estar preparadas para el cambio”.

Rafael Alférez, Director de Marketing de BMW Ibérica, expuso las 4  fases hasta la llegada del vehículo sin conductor, y explicó que aún estamos en la segunda etapa, en la que ya existen algunos elementos como la posibilidad de aparcar, frenar o de encontrar aparcamiento disponible en tiempo real. “Nosotros estamos preparados para el lanzamiento del primer vehículo completamente autónomo en 2021, pero… ¿lo está la sociedad?”, preguntó Alférez al público asistente, todos ellos directivos de empresas pertenecientes a distintos sectores. Uno de los elementos más importantes en este escenario es la conectividad de los vehículos entre sí, que va a permitir la transferencia de información en tiempo real, la reducción de accidentes y la mejora de la calidad de la conducción.

Compañías de sensores, procesadores y automoción ya se han asociado para dar respuesta a esta gran realidad que cambiará nuestras vidas, no sólo para el transporte de personas, sino también para otras actividades diarias como ir a recoger a nuestros hijos al colegio, hacer la compra, repostar gasolina o recoger un paquete. “Todo esto será posible sin la intervención del conductor”, añadió.

Sectores relacionados

El CEO de SEUR, Alberto Navarro, explicó que la logística es un sector privilegiado para adoptar la conducción autónoma ya que sus rutas están siempre programadas. En ese sentido, añadió que ya se han desarrollado algunas pruebas con platooning, robótica o drones, para su integración en la actividad de la empresa, con el fin de “mejorar la experiencia de cliente, ganar eficiencia y reducir costes”. La apuesta de SEUR consiste en la innovación y el aprendizaje continuo para seguir creciendo, probando y experimentando, “tanto a nivel interno como apoyándonos en partners, dijo el máximo ejecutivo de la compañía.

El Director Corporativo de Innovación de MAPFRE, Josep Celaya, ve el cambio como una oportunidad y no como una amenaza para su sector. Existen, eso sí, nuevos factores de riesgo, y una mayor complejidad en la determinación de la responsabilidad en caso de accidentes.  Sin embargo, se abren nuevas oportunidades como la gestión proactiva del riesgo y el pago por uso, entre otras. “Las aseguradoras somos un jugador importante en el ecosistema de actores implicados en esta innovación disruptiva, y nuestro papel es contribuir a la mejora general de experiencia de cliente”, matizó Celaya.