Según un informe de Adecco, el perfil de desarrollador de Big Data será el más demandado del año. Además de este, otros perfiles que despuntarán en 2018 son: dependiente especializado, preparador de pedidos, camarero de pisos, técnico de mantenimiento en la industria alimentaria, teleoperador, analista de datos, operador de equipos de radio y televisión y de telecomunicaciones vía satélite, médico especializado en MIR, técnico de mantenimiento eólico, operario de línea, auxiliar preparador de catering aéreo y Sales Representative KAM.

Publicidad

El salario de un desarrollador de Big Data es muy variable en función de la experiencia laboral, las tecnologías empleadas y el ámbito geográfico

Este perfil es deficitario en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, la demanda es especialmente elevada en zonas como la Comunidad de Madrid, Cataluña, País Vasco y Baleares.

Los requisitos que debe cumplir este perfil son los siguientes:

  • Formación: La formación necesaria para este perfil incluye una titulación universitaria en Ingeniería, titulaciones de carácter técnico o ciclos formativos de Grado Superior en Informática y Telecomunicaciones.
  • Experiencia: Normalmente se requiere experiencia laboral previa en el 80% de los casos. Dada la escasez de perfiles, una persona titulada con un máster de especialización es un candidato válido para cualquier empresa.
  • Aptitudes: Las empresas valoran las habilidades relacionadas con las matemáticas, la estadística, la programación y la visualización, pero estos profesionales también deben tener habilidades comunicativas para explicar los resultados obtenidos en la organización.
  • Retribución: El salario es muy variable en función de la experiencia laboral, las tecnologías empleadas y el ámbito geográfico. En general, tiene una retribución media superior a la de otros perfiles de programación tradicional, alrededor de un 10% por encima. En concreto, los perfiles junior perciben un salario de entre 21.000 y 26.000 euros brutos al año; los senior, entre 27.000 y 36.000 euros; los analistas, entre 36.000 y 42.000 euros; los jefes de servicio, entre 45.000 y 60.000 euros; y, por último, los CDO, más de 65.000.