El 90% de las empresas del sector de las telecomunicaciones en España utiliza algún tipo de rebaja fiscal y/o subvención por dedicar recursos a la innovación. Un estudio realizado por la consultora Lowendalmasaï, mediante encuestas a 120 grandes y medianas empresas españolas, refleja que el sector de las telecomunicaciones es uno de los sectores que más herramientas de financiación utiliza y mejor gestiona las mismas.

Publicidad

Incentivos más utilizados para financiar la I+D

Para Laura Delgado, experta en Financiación de la Innovación de la consultora LowendalMasaï, “las ayudas indirectas se han revelado como una de las herramientas más utilizadas por todo tipo de empresas y la mayoría reinvierten en sus actividades investigadoras los ahorros obtenidos por esta más baja fiscalidad”. La experta comenta que el sector de las Telecomunicaciones es uno de los más activos en lo que a innovación se refiere y junto al de las empresas energéticas es también uno de los sectores que solicita y obtiene un mayor número de subvenciones por esta práctica. Más de la mitad de las empresas encuestadas se beneficia de alguna ayuda nacional a la innovación y el 36% recibe subvenciones de las comunidades autónomas en las que opera. Similar porcentaje de ellas, un 36% consigue subvenciones europeas.

Patent BOX, eficaz y poco utilizado

Laura Delgado explica que las empresas de Telecomunicaciones españolas podrían obtener vías complementarias de financiación para su innovación mediante la utilización de otras herramientas como el Patent BOX o la amortización acelerada: “No es que estas herramientas sean totalmente desconocidas para los responsables financieros de las empresas del sector de telecomunicaciones, sino más bien diría que están poco habituados a su gestión por la complejidad y especialización que requieren”, comenta la especialista.

La experta de Lowendalmasaï explica que el dispositivo conocido como Patent BOX, es especialmente útil en grupos empresariales; “para la aplicación de este dispositivo en grupos empresariales se requiere que los conocimientos, Know-How, y otros intangibles generados por una parte del grupo sean cedidos a otra parte del mismo, y ello nos permitirá deducir hasta un 50% de la base imponible de los ingresos generados por esa cesión en el Impuesto de Sociedades.