crm y erp facturación electrónica retos tecnológicosdatisa presupuestos

Datisa incorpora nuevas funciones a su aplicativo de gestión para pymes orientadas a mejorar su propuesta para la facturación electrónica. La nueva versión del ERP de Datisa se convierte así, en una solución integral y segura para gestionar de manera ágil y eficiente la facturación electrónica.

Publicidad

De las mejoras incorporadas por el fabricante destacan las siguientes:

  • Impresión de Efacturas en papel (o pdf)
  • Mejoira en la configuración de factura electrónica
  • Nueva estructura para el formato Facturae 3.2.2.-
  • Formas de pago. Campo para Código FACe (Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas)
  • Posibilidad de incluir un texto legal en efacturas exigido por FACe
  • Se incluye etiqueta SWIFT (BIC) para generar los XML para las Administraciones Públicas.

Isabel Pomar, CEO de Datisa explica que “utilizar la factura electrónica, aun cuando no sea obligatorio en todos los casos, aporta a las empresas un gran valor adicional en forma de ahorro de tiempo y dinero. Por eso, desde Datisa, hemos mejorar nuestro aplicativo de facturación, optimizando las funciones de factura electrónica. Creemos que este modelo de facturación acabará imponiéndose al papel y queremos proporcionar a las pymes la tecnología necesaria para hacerlo”.

Entre las principales ventajas que apuntan desde Datisa de la facturación electrónica destacan, la mayor seguridad que aporta con respecto a la factura física

Las mejoras implementadas por el fabricante español de ERP para pymes responden a nuevos requerimientos planteados por la Administración Pública, que ya exige, desde hace tiempo, que todas las facturas que se emitan sean en formato electrónico. Pero también para incorporar nuevas funciones que agilicen a las pymes las tareas de facturación y contabilidad y aporten una mayor seguridad a todo el proceso.

Entre las principales ventajas que apuntan desde Datisa de la facturación electrónica destacan, la mayor seguridad que aporta con respecto a la factura física; el ahorro de costes -menos papel, menos espacio de almacenamiento, menos impresión, menos envío y/ transporte…-; reducción de los ciclos de tramitación; protección del medio ambiente ya que no genera residuos, etc.

Pero, además, las pequeñas y medianas empresas que han implantado procesos de facturación electrónica acceden de un modo más ágil y rápido a cualquier factura almacenada, y, en general, se encuentran en mejor disposición de proporcionar un servicio excelente a sus clientes.