Dentro de los encuentros tecnológicos que cada mes realiza BYTE TI, en esta ocasión se trató la situación del mercado del outsourcing, un mercado que, en los últimos años ha experimentado importantes cambios. Para ello la publicación contó con la presencia de Fabio Cerioni, CTO de Realtech; Juan Parra, director de ventas de HP Enterprise Services; Victoria Celaa, responsable de desarrollo de negocio IBM; Ángel Barrio, solution marketing manager de España y Portugal de Colt Technology; Carlos Mendizábal, key acount manager de am+ y Mario Romero, director de consultoría y proyectos de Econocom-Osiatis

Publicidad

Los datos parecen confirmar una tendencia a la baja del mercado. ¿Es un problema debido a la crisis económica? ¿Influyen otros factores como el desarrollo de Cloud Computing? ¿Están retrasando las grandes empresas los nuevos proyectos? Estas fueron algunas de la cuestiones que se intentaron resolver en el transcurso del desayuno organizado por esta revista. Mario Romero, director de consultoría y proyectos de Econocom-Osiatis cree que “aunque las cifras son negativas, el outsourcing es uno de los sectores que mejor ha aguantado la crisis. Lo que sucede es que los precios están yendo a la baja y eso hace que el mercado esté en ligero decrecimiento”. Para Ángel Barrio, solution marketing manager de España y Portugal de Colt Technology, “sí se observa una tendencia en la que los márgenes son cada vez más pequeños. Además estamos observando que en la gran cuenta, los plazos de decisión son más largos que antes y las decisiones se dejan para más adelante. Puede suceder que haya una consolidación de outsourcers pero en lo que se refiere a los nuevos proyectos a las empresas les cuesta más lanzarse. Sin embargo, tengo la sensación de que no se puede alargar la vida útil de los productos por mucho más tiempo, así que el mercado debería crecer”. En esta línea también se situó Victoria Celaa, responsable de desarrollo de negocio IBM: “Efectivamente la situación en las empresas están haciendo que se piensen mucho los proyectos. El outsourcing es una herramienta maravillosa para acometer ciertos proyectos y donde estamos viendo mucha actividad es en empresas que están inmersos en procesos de fusión. En este caso sí se plantean el outsourcing para llegar a proyectos que por sí solos no podrían y en estas situaciones sí está creciendo y se nota que hay bastante actividad”.

La nota discordante en este sentido la puso Juan Parra, director de ventas de HP Enterprise Services quien aseguró: “No creemos que el mercado esté en decrecimiento. Hay oportunidades más pequeñas, se busca más la especialización del proveedor, etc. y esto crea la sensación de que el mercado está en decrecimiento. Lo que sí es cierto es que las oportunidades son más pero de un valor menor, lo que ha hecho que las empresas nos tengamos que adaptar a esta nueva situación”. En esta línea, Fabio Cerioni, CTO de Realtech afirmó que “el cliente está buscando la diversificación y no pone todos los huevos en la misma cesta. El cliente está en una estrategia de buscar outsourcers especializados en diferentes áreas”.

Pero a pesar de esta situación en la que parece que las empresas están huyendo del negocio del outsourcing, las ventajas que aporta siguen siendo las mismas. Tal y como señaló el propio Cerioni, “las ventajas son muy importantes porque permite a la empresa centrarse en su negocio principal  y además le permite abordar problemáticas tecnológicas que por su tamaño y por su especialización no podrían abordar, algo que le ofrece el outsourcer”.

Para la portavoz de IBM el outsourcing ofrece “beneficios que todos vemos y que intentamos que los clientes lo vean así. El outsourcing tiene ventajas en todos los ámbitos de la empresa, comenzando por el ahorro de costes, no sólo por el ahorro sino por el control de los costes. Por ello, las empresas lo que ven es la agilidad y la flexibilidad en un entorno que es cambiante y le posibilita la transformación de las TIC de una empresa”.

La apuesta de las pymes

Las ventajas intrínsecas que aporta el outsourcing son por tanto numerosas y son las pequeñas y medianas empresas las que han descubierto en él las bondades. Tal y como señaló durante el encuentro Andrés Barrio de Colt Technology, “el outsourcing aporta la flexibilidad de acometer nuevos negocios sin tener que meternos en un coste muy elevado. Además, veo una tendencia en la que empresas o proyectos no tan grandes han adquirido una madurez bastante grande. Ahora mismo, cuando se crea una empresa nadie se plantea tener un departamento TIC muy grande. Esto es algo que para mí es la principal ventaja que ofrece el outsourcing”. Y es que, como afirmó Carlos Mendizábal, key acount manager de am+, “aparte de mejorar los proceso de la empresa, el outsourcing le permite ir a abordar otra serie de retos y ser mucho más eficiente”. La clave hay que buscarla según Mario Romero de Econocom-Osiatis en que “nos estamos dando cuenta que en las TIC lo que aporta valor no es tenerlas sino utilizarlas. Por ello lo que hay que pedir a un outsourcer es que le ayude a evolucionar, a mejorar la productividad para que su negocio vaya mejor, sea más eficiente y pueda progresar”.

Efectivamente y según los datos de diferentes consultoras, son las pymes las que empiezan a apostar claramente por el modelo del outsourcing. Tanto es así que grandes y tradicionales outsourcers que se dedicaban casi de forma exclusiva a ofrecer servicios a las grandes cuentas, ahora también atacan al mercado de la pequeña empresa, incluso a la micropyme. Como afirmó Carlos Mendizábal de am+, “la pyme por el tamaño que tiene es capaz de tomar decisiones mucho más rápido, por lo que el outsourcing es fundamental para ella. Los datos indican que el año pasado el outsourcing en las pymes creció un 3%. La realidad está demostrando que se introduce en este mercado de una forma más rápida que una gran empresa”. De la misma opinión fue Andrés Barrio, solution marketing manager de España y Portugal de Colt Technology para quien “Lo bueno de la pyme es que es mucho más rápida a la hora de tomar decisiones y no depende de un consejo de administración. Lo importante es saber qué tipo de soluciones se les puede ofrecer porque las características son diferentes a las de una Gran Cuenta.  Por ejemplo, necesitan un partner más pequeño y más ágil que un gran outsourcer”. Victoria Celaa, responsable de desarrollo de negocio IBM cree sin embargo que “la problemática de una pyme es la misma que la de una gran empresa y por eso el outsourcing es fundamental para una pyme. Incluso es mayor la necesidad en una pyme ya que le permite acceder a recursos que de otra forma no podría. Además, hay que contar con que muchas empresas pequeñas están apostando por una expansión internacional, por lo que en este caso el outsourcing ya se convierte en una herramienta indispensable. Los modelos de cloud y sus perspectivas van a ser fundamentales en su desarrollo”. Finalmente, Juan Parra, director de ventas de HP Enterprise Services afirmó que “la tipología de las portunidades cambia y empresas que en su día no teníamos un modelo preparado para trabajar con las pymes hemoscambiado ese modelo porque vemos que están apostando fuerte por este modelo. Los servicios cloud, la simplificación de los modelos de entrega les hace entrar en una dinámica de servicios de outsourcing de la misma forma que lo hace una GC. En un punto negativo, les falta coger la experiencia de saber el valor que les proporciona el outsourcing, fundamentalmente provocada por el miedo”.

El factor crisis

Se habla de reducción de márgenes, de proyectos más pequeños… pero, ¿en qué está influyendo la crisis en el retroceso de un sector hasta hace no mucho en constante auge? Los actores de este mercado no parecen echar toda la culpa a la coyuntura económica. Más bien creen que de lo que se trata es de mejorar la relación con los clientes. En este sentido, Mario Romero, director de consultoría y proyectos de Econocom-Osiatis aseguró que “lo que nos tenemos que dar cuenta es que para mejorar nuestra posición no sólo nos vale con bajar el margen, sino en adoptar nuevas tecnologías y nuevos procesos para poder reducir los costes para a su vez poder bajárselos a nuestros clientes. La crisis lo que está produciendo es una poda de todas estas empresas que no saben adaptarse a esta situación”. Andrés Barrio, solution marketing manager de España y Portugal de Colt Technology, asegura que “nosotros intentamos ser muy transparentes con nuestros clientes. Cuando un cliente necesita un proyecto tiene que ser transparente con el outsourcer y decir lo que realmente quiere conseguir, no limitarse a una simple serie de exigencias. Por su parte el outsourcer debe comprometerse a cumplir con lo firmado sabiendo que lo exigido por el cliente es realizable”. Como aseguró Victoria Celaa, responsable de desarrollo de negocio IBM, “al final todo es una relación de partnership. Para nosotros los acuerdos de servicio son la clave. Lo más importante es el cumplimiento de los acuerdos de nivel de servicio. Sí que creo que con los años, todos hemos madurado y los proveedores hemos puesto en marcha diferentes medidas para ser más eficientes y proporcionar una productividad mayor a nuestros clientes. Si no se pueden cumplir los niveles de servicio hay que hacer un replanteamiento para llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para las dos partes”.


La aportación de Cloud


Finalmente se trató el factor de cloud computing. ¿Está perjudicando al outsourcing tradicional? No todos están de acuerdo con esta afirmación. Así, Fabio Cerioni, CTO de Realtech afirmó que “el modelo cloud está impulsando a las empresas a externalizar las aplicaciones de ofimática y también que el mismo cliente quiera gestionar las aplicaciones aunque en algunos casos hay reticencias a llevarse todas las aplicaciones fuera”. Por su parte, la portavoz de IBM afirmó que “Cloud ofrece a los clientes la posibilidad de acceder a diferentes capacidades. Cloud al final ofrece una externalización igual que un outsorucing pero con una mayor flexibilidad. Cada una, grandes cuentas y pymes, tiene que decidir qué tipo de cloud quiere y para qué entornos lo quiere. Una vez decidido eso todo es más ágil y más sencillo por las características de los contratos”.

Así que parece que en principio, la nube no perjudica. Tal y como aseguró Andrés Barrio de Colt Technology, “lo que nos ofrece cloud a los proveedores es eficiencia. Esto permite que si uno es más eficiente puede ir a un mayor número de proyectos. Esto está provocando que se genere demanda y hace que clientes que antaño no se planteaban apostar por determinados servicios ahora se los planteen”. Además, Cloud no es tan novedoso tal y como aseguró Carlos Mendizábal, key acount manager de am+: “Cloud lleva existiendo desde hace muchos años. Antaño, se llamaba ASP y nadie apostaba por él. ¿Por qué no triunfo entonces antes? Por seguridad, por el coste de las comunicaciones y por la falta de dispositivos móviles. Ahora en cualquier dispositivo podemos lanzar procesos, las comunicaciones son más baratas y las medidas de seguridad han mejorado… por eso ha mejorado el modelo cloud entre las empresas”.

El problema, como señalo Mario Romero, director de consultoría y proyectos de Econocom-Osiatis es que “cuando analizamos el mercado tendemos a hacerlo desde nuestra perspectiva olvidándonos de la perspectiva del cliente. El usuario de servicios de TI quiere que sean servicios inmediatos a los que puede acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento. Esto nos obliga a los proveedores, gracias al cloud, a satisfacer estas necesidades que me está imponiendo el cliente. Por ejemplo, todos estamos acostumbrados a que podemos acceder a nuestro correo Gmail desde cualquier dispositivo y damos por hecho que no se va a caer el servidor. Esto no debería ocurrir con el correo corporativo y que además es un servicio que estás pagando”.