Según el nuevo informe de BSA The Software Alliance sobre el uso de software en el mundo en 2015, el índice de software sin licencia en equipos informáticos de todo el mundo se redujo entre 2013 y 2015 en cuatro puntos, hasta el 39%.

Publicidad

Se trata de valores aún elevados, más aún si se tiene en cuenta que tanto usuarios como directivos de empresas reconocen la relación directa que existe entre el uso de software ilegal (no licenciado) y las brechas en la ciberseguridad de equipos y sistemas. De hecho, los CIOs encuestados para la realización del informe admiten que la principal razón para asegurarse de que sus empresas solo instalan software licenciado es evitar las amenazas para la seguridad asociadas con el software ilegal, especialmente las que tienen que ver con las pérdidas de datos.

En nuestro país, el software sin licencia instalado en PCs muestra un cambio de tendencia y comienza a descender, después de varios años de incrementos, en los que paso del 42% en 2009 al 45% en 2013. BSA confirma este cambio de tendencia en 2015 e informa de un descenso de un punto porcentual con respecto a hace dos años, lo que deja el índice de presencia de software no licenciado en el 44%.

Esto supone, un coste comercial medio de más de 819 millones de euros para los fabricantes y desarrolladores de software. Se trata del valor comercial del software sin licencia instalado en PCs si hubiera sido adquirido en el mercado a fabricantes o distribuidores de forma legal.

Según, Andrés Pi, portavoz del comité español de BSA, “los nuevos datos sobre el uso de software en nuestro país confirman un cambio de tendencia que veníamos detectando, especialmente en el segmento empresarial, tras la entrada en vigor el año pasado del nuevo Código Penal y de las acciones informativas llevadas a cabo en los últimos años. En cualquier caso, aún estamos lejos de los niveles de los países más avanzados desde el punto de vista tecnológico y económico”.

El uso de software sin licencia es un serio problema que requiere de una legislación adecuada para la protección de la propiedad intelectual, y de una mayor conciencia empresarial sobre los beneficios que para su negocio supone el uso de software legal y la gestión eficiente de este activo”. Añade, Andrés Pi.

Según, Victoria A. Espinel, CEO de BSA | The Software Alliance “el informe es muy claro en lo importante que es que las compañías sepan qué software tienen instalado en sus sistemas corporativos. Nuestra encuesta confirma que muchos responsables de tecnologías de la información no conocen la verdadera dimensión del software instalado en sus empresas, y si dicho software es 100% legal, asumiendo con ello riesgos innecesarios”.

El uso de software sin licencia es un serio problema que requiere de una legislación adecuada para la protección de la propiedad intelectual

Hasta el 26% de los empleados consultados en la encuesta de BSA afirma instalar de forma habitual software no autorizado en los equipos de sus empresas.

Correlación entre software sin licencia y presencia de malware

El estudio de BSA muestra también que cuanto mayor es el índice de software sin licencia instalado en los equipos mayor es la probabilidad de que exista malware (software malicioso) en dichos equipos, con los graves riesgos que ello conlleva.

Además de los problemas operativos y de seguridad, el coste de enfrentarse a sistemas contaminados con malware puede ser muy alto. Solo en 2015 los ciberataques a empresas representaron un coste de más de 400.000 millones de dólares.

El informe de BSA añade que las empresas pueden mitigar los riesgos para la ciberseguridad de sus sistemas asegurándose de que todo el software instalado procede de fuentes legítimas y mediante el establecimiento de programas internos de gestión de activos de software (conocidos como SAM).

La implantación de políticas y procedimientos de gestión de activos de software SAM no solo permite a las empresas conocer qué tienen en sus equipos y sistemas, como es utilizado y si cuenta con las licencias adecuadas; sino también ahorrar costes y optimizar el uso del software que mejor se adecúa a sus necesidades de negocio.