blockchain para algo más
blockchain para algo más

Un informe realizado por el Digital Transformation Institute de Capgemini señala que el consumidor medio podría ahorrar más de 500 dólares en concepto de comisiones bancarias y de seguros gracias a los contratos inteligentes basados en la tecnología blockchain (cadena de bloques). El estudio parte de amplias conversaciones y pruebas con profesionales del sector, startups destacadas en el campo de los contratos inteligentes e investigadores de la industria de los servicios financieros, que prevén su adopción generalizada a partir de 2020. Este trabajo de Capgemini también destaca algunos de los retos asociados, por ejemplo, la privacidad, la seguridad de la tecnología blockchain y el marco regulatorio.

Publicidad

Los llamados contratos inteligentes o smart contracts tienen un funcionamiento similar al de los contratos escritos habituales en cuanto a que establecen un acuerdo legalmente vinculante basado en un conjunto de condiciones estipuladas previamente por las partes. Lo que diferencia a los contratos inteligentes es que están programados electrónicamente y se basan en la multiplicidad de conjuntos de registros distribuidos mediante tecnología blockchain, es decir, se ejecutan de forma automática para hacer efectivos los términos de un contrato —realizar un pago, por ejemplo— una vez que se hayan cumplido las condiciones acordadas previamente por las partes implicadas, sin necesidad de verificación independiente o de tramitación manual. Así, en la compraventa de una casa, por ejemplo, se eliminaría el largo y complejo proceso de documentación y la intervención humana y, en su lugar, se compartirían, previo consentimiento1, los datos que almacena la cadena de bloques (blockchain) del universo de contratos inteligentes, conectando así a todas las partes en el sistema. De esta forma se simplificaría el proceso de concesión del préstamo, se recortarían los gastos de tramitación y se aceleraría la transmisión de la propiedad al consumidor. Las amortizaciones posteriores del capital y los intereses del préstamo se generarían automáticamente de acuerdo con las condiciones codificadas en el contrato inteligente.

Lo que diferencia a los contratos inteligentes es que están programados electrónicamente y se basan en la multiplicidad de conjuntos de registros distribuidos mediante tecnología blockchain

Si bien los contratos inteligentes pueden utilizarse para una amplia variedad de operaciones, el informe Smart Contracts in Financial Services: Getting from Hype to Reality se centra en el sector bancaseguros, en el que entidades de primer orden, como BNP Paribas, Deutsche Bank y Credit Suisse, ya están desarrollando sistemas contractuales basados en la tecnología blockchain. El informe describe tres áreas principales en las que se prevé que los contratos inteligentes basados en esta tecnología tengan una influencia significativa tanto para los consumidores como para las entidades:

  1. Banca minorista: Las operaciones de préstamos personales e hipotecas se verán beneficiadas por la implantación de los contratos inteligentes, pues ayudarán a eliminar los procesos tradicionales de tasación y documentación, reduciendo el tiempo invertido en contactar con las entidades para verificar la situación del solicitante y los datos del inmueble, así como en los procesos relacionados con la transmisión del título de propiedad. Estas ventajas se traducirían en un ahorro medio para los consumidores de entre 480$ y 960$, o entre el 11% y el 22% en comisiones generadas por la operativa de concesión de préstamos hipotecarios y el mantenimiento de cuentas. Por su parte, se estima que los bancos — EE.UU y la Unión Europea— podrían reducir gastos entre 3.000 y 11.000 millones de dólares al año en concepto de costes de tramitación.
  2. Seguros: Los contratos inteligentes acelerarán la tramitación de siniestros en los seguros de salud, vehículos, hogar y viajes, por ejemplo, con menos formularios que cumplimentar y la menor necesidad de interacción entre reclamantes y aseguradoras. Un sistema de contratos inteligentes reuniría en una misma infraestructura abierta a todos los participantes en la cadena de valor del seguro: consumidores, aseguradoras, tramitadores de siniestros e intermediarios. Se conseguiría así un proceso más rápido y cómodo de tramitación gracias a la reducción de la documentación requerida, una menor dependencia de las comprobaciones manuales y mayor rapidez en la ejecución de los pagos. Solo en el segmento del seguro de vehículos de uso personal, se estima que los contratos inteligentes tienen un potencial de ahorro anual para las aseguradoras cercano a 21.000 de dólares en concepto de reducción de costes de tramitación a nivel mundial. Bastaría con que las aseguradoras repercutieran la mitad de este ahorro a los consumidores para conseguir un ahorro medio anual en las primas de 45$.
  3. Banca de inversión: En la negociación de préstamos sindicados, se necesita normalmente un mínimo de 20 días para su formalización. Con los contratos inteligentes se reduciría este tiempo recortando también los procesos de documentación, confirmación de comprador y vendedor y las comprobaciones requeridas para la prevención del blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y de la evasión fiscal (KYC, AML y FATCA)2, de los que actualmente se encarga el personal de las entidades.

1 Una cadena de bloques con permiso permite a los participantes determinar quién puede crear, operar, validar o consultar contratos inteligentes. Para ello se utilizan reglas y permisos que se conceden con antelación a los participantes en el sistema. Por ejemplo, se puede conceder permiso a los bancos para la validación de transacciones o a los organismos reguladores para consultar datos de operaciones.

2 KYC: Know Your Customer, AML: Anti-Money Laundering, FATCA: Foreign Account Tax Compliance Act.