altia
altia

Con el objetivo de proporcionar a los clientes métodos más eficaces y rentables para afrontar los retos y las demandas de la nueva era digital, Altia, compañía española que ofrece servicios de consultoría, desarrollo y mantenimiento de soluciones y servicios avanzados de tecnología, ha presentado hoy su nuevo enfoque digital. Donde aglutina soluciones innovadoras para que las empresas de cualquier sector puedan superar los desafíos de la era digital.

Publicidad

Altia ofrece un completo porfolio de soluciones que reúne las capacidades de la compañía en cuanto a estrategia digital y que permite acelerar la transformación de los clientes potenciando su liderazgo en el mercado digital, de manera independiente al sector de actividad al que estén adscritos. Para conseguirlo, la visión de transformación digital de Altia incluye gestión del dato, omnicanalidad, Internet of Everything (IoE), proyectos Smart o ciberseguridad entre otros.

“La transformación digital es el reto más importante al que tienen que hacer frente las compañías españolas para ser competitivas a corto y medio plazo. La demanda de nuestros clientes va en esta línea y desde Altia cubrimos esta necesidad. Nuestro objetivo es que las empresas puedan contar con un partner tecnológico que los acompañe en la evolución hacia la digitalización”, ha dicho Tino Fernández, Presidente de Altia. “Con este nuevo posicionamiento apostamos por acompañar a nuestros clientes en su proceso de revolución digital y por la integración de las últimas tecnologías en nuestros desarrollos y soluciones”, ha comentado Fernández.

Altia ya está presente en proyectos de administración pública, digitalización de sectores, proyectos Smart y nuevas tendencias TIC y cuenta con numerosos casos de éxito que respaldan la creciente demanda de herramientas para la transformación digital. Tal es el caso de la EPO (Oficina Europea de Patentes), donde Altia es una de las cinco firmas homologadas en la prestación de servicios tecnológicos; el nuevo desarrollo informático de la Bolsa Nacional de Empleo (BNE) de Chile, dependiente del Ministerio de Trabajo y Previsión Social; el sistema de licitación electrónica del Banco de España; la plataforma para la integración de reservas de Iberostar; o la puesta en marcha de diferentes Proyectos Smart, como el recientemente adjudicado proyecto de Smart Lugo.

Buenos resultados y perspectivas

Altia hoy, después de casi 25 años, es una empresa consolidada e independiente que apuesta por la tecnología, la transformación y el talento, gracias al compromiso de sus más de 1000 profesionales, que acercan a más de 500 clientes a un nuevo mundo digital.

Con un volumen de negocio de 65 millones de euros en 2017, Altia cotiza, desde el año 2010, en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en el segmento de empresas en expansión. Actualmente, forma parte del IBEX MAB® 15, una de las 15 con mayor volumen de contratación.

De cara a 2020, Altia ha establecido unos pilares fundamentales para impulsar un crecimiento sostenido a largo plazo

Durante el primer semestre de 2018, el grado de ejecución del Plan de Negocio de Altia ha superado el 50% en prácticamente todas las principales magnitudes de la cuenta de resultados. La compañía ha cerrado el primer semestre de este año con una cifra de negocios de 34,9 millones de euros lo que supone un aumento del 18,7% en relación con el mismo periodo de 2017.

El importe neto de la cifra de negocio prevista para 31 de diciembre de 2018 se sitúa en los 69,3 millones de euros con un Margen Ebitda de un 13,4% y un Margen Neto de un 9,1% cifras que se podrán obtener si la ejecución en el segundo semestre sigue los mismos parámetros que los obtenidos durante la primera parte del año.

“Los resultados del Grupo en 2017, tanto en volumen como en rentabilidad, demuestran la consistencia del modelo de negocio”, ha destacado Ignacio Cabanas, director financiero de Altia.

Plan estratégico 2020

Altia agrupa sus ingresos en siete grandes líneas de negocio: outsourcing y mantenimiento, principal línea de negocio caracterizada por su recurrencia que supone un 75% del total de ingresos; servicios gestionados, prestados a través de la actividad de sus Data Centers; suministro de infraestructuras de hardware y software, línea que ha crecido desde la compra y absorción el año pasado de una compañía del grupo que se dedicaba a esa actividad de manera exclusiva; desarrollo de aplicaciones informáticas; y consultoría tecnológica; soluciones propias e implantación de soluciones informáticas de terceros, se reparten el resto del porcentaje.

De cara a 2020, la compañía ha establecido unos pilares fundamentales para impulsar un crecimiento sostenido a largo plazo. En primer lugar, potenciando la rentabilidad y la solidez que permita mantener los márgenes y emprender nuevas inversiones. Por otro lado, acometer una fase de internacionalización aprovechando los conocimientos y experiencia en los proyectos de Europa y Latam. En este sentido, la compañía seguirá estableciendo una línea de alianzas con grandes empresas del sector y con startups así como colaboraciones con partners que aporten un conocimiento específico. Por último, la apuesta por el talento y la innovación seguirá siendo clave en la estrategia de la compañía. Así, la compañía presenta un enfoque innovador y global, basado en el crecimiento de sus personas, las cuales aportan el talento necesario para situarla como un referente en los proyectos de vanguardia del sector.