Unas 18.000 personas de más de 120 países diferentes han elegido para su estancia hogares de residentes en Barcelona durante los días en los que se ha celebrado el Mobile World Congress (MWC). Anfitriones y huéspedes fueron capaces de conectar entre ellos gracias a la plataforma de Internet de Airbnb. MWC es el evento más importante del año en la ciudad y una cita clave para el sector de las telecomunicaciones, al que asisten más de 85.000 personas.

Publicidad

El número de visitantes de todo el mundo que encontraron un lugar donde alojarse a través de la plataforma de Airbnb durante MWC ha pasado de 4.600 en 2013 a 18.000 en 2015, lo que supone un crecimiento del 300%. Los huéspedes pagaron una media de 54€ por noche por alojarse en casas de residentes de Barcelona. Ello ha permitido distribuir por toda la ciudad los beneficios económicos de la presencia de visitantes y ha facilitado que éstos descubran nuevas zonas más allá de los tradicionales núcleos turísticos.

Los huéspedes representaron un rango muy diverso de nacionalidades. Este es el top 10:

  1. Estadounidenses (14 por ciento)
  2. Franceses (14 por ciento)
  3. Británicos (11 por ciento)
  4. Españoles (8 por ciento)
  5. Alemanes (8 por ciento)
  6. Italianos (6 por ciento)
  7. Holandeses (3 por ciento)
  8. Canadienses (3 por ciento)
  9. Rusos (2 por ciento)
  10. 10.  Suizos (2 por ciento)

“Celebro que tantos anfitriones en Barcelona hayan decidido abrir sus casas para acoger a las personas que han venido a la ciudad durante Mobile World Congress”, sostiene Nathan Blecharczyk, co-fundador de Airbnb. “Los principales líderes de la innovación en el mundo de los negocios tenían la mirada puesta en Barcelona. Estos anfitriones han proporcionado a sus huéspedes una experiencia auténtica de la realidad local, al tiempo que han mostrado cómo la innovación está convirtiendo Barcelona en una ciudad mejor para vivir y para visitar.”

Airbnb ya ha contribuido en otras ocasiones a que las comunidades puedan acoger grandes acontecimientos, como los Juegos Olímpicos de Londres o la Copa del Mundo de Fútbol de Brasil. Cuando opciones de alojamiento tradicionales han registrado plena capacidad, los anfitriones de Airbnb han abierto sus puertas para ayudar a acomodar a los visitantes y, además, proporcionarles experiencias locales.

A través de la iniciativa Entrepreneur-Host-Entrepreneur, los emprendedores de otros países pudieron conectar con emprendedores locales, creando networking internacional. Esta iniciativa contó con el respaldo de los principales representantes del ecosistema tecnológico de Barcelona y facilitó que más de 100 emprendedores locales se ofrecieran a alojar a sus homólogos de otros países.

Asimismo, Casa Batlló, una de una de las obras icónicas de Gaudí, acogió a dos usuarios de Airbnb que pudieron pasar en ella dos noches irrepetibles. Más de 3.500 personas solicitaron esta posibilidad única.

Los anfitriones de Airbnb son ciudadanos que, de manera ocasional, ceden la casa donde viven y utilizan estos recursos para hacer frente sus gastos básicos. Todos ellos escogen con quién quieren compartir sus casas y poseen las herramientas necesarias para acoger solo aquellas personas que son respetuosas. La gran mayoría de los anfitriones que utilizan Airbnb en todo el mundo solo comparten la casa donde viven, y el dinero que obtienen les ayuda a hacer frente al coste del hogar y a mantener el carácter típico de su ciudad.