Tengo que confesar algo personal: he tenido el colesterol alto, pero, gracias a los recortes de Mariano Rajoy en el campo de la inversión en la promoción de las nuevas tecnologías, he conseguido bajarlo. Lo explico.

Publicidad

Dicen que si hay un alimento nocivo para la salud, y más concretamente pernicioso para los niveles correctos de colesterol, es la bollería industrial. Pues bien, he podido constatar que en la etapa de Zapatero (que, como ya dejé escrito, pasará a la historia como uno de los Presidentes del Gobierno más nefastos de la historia de España) se me disparó ese parámetro sanguíneo. ¿Por qué?

Porque, a pesar de su dañino mandato, en el área de la Innovación Tecnológica, sin llegar ni de lejos a lo que nos merecemos como país, sí que hay que reconocerle su interés por la promoción del mismo. Y, a lo que vamos: cada dos por tres nos convocaban a los periodistas para presentarnos algún nuevo proyecto (que, normalmente, siempre se quedaban en nada); indefectiblemente, en esas convocatorias te colocaban para desayunar (que es la hora en la que te llaman) esos croisants, palmeritas y napolitanas industriales que tanto perjudican las zonas cardiovasculares de nuestro cuerpo. Fue un desastre.

Pero, mira por dónde, que llega Rajoy y se paraliza todo ese desaguisado de reuniones nocivas para la salud. En lo que lleva de legislatura, el Ministerio que se ocupa de nuestros temas, el de Industria, nos ha debido convocar a los medios técnicos no más de dos veces por año. Esto ha significado una reducción drástica de las ingestas del susodicho veneno latente. España sigue sin funcionar a este nivel, pero yo he recuperado buena parte de la pureza de mi sangre.

Está claro que Rajoy se va –no sé si repetirá, pero lo dudo-  con el triste honor de haber reducido la ya mermada inversión del gobierno anterior en la promoción de las TICs.

José Manuel Soria, su Ministro encargado de la materia, en estos años, ha estado más preocupado por su promoción personal en su tierra (las bonitas Islas canarias) que por la marcha de nuestro sector. Su Secretario de Estado, Víctor Calvo Sotelo, es un triste que ha pasado sin pena ni gloria (dicen que apenas se habla con su Ministro). Y el director general de Red.es (colega de tierras del Ministro) no parece que haya tenido la formación suficiente para gestionar los pocos fondos que le han venido asignando.

Próximas las elecciones, no he tenido ocasión de escuchar cuáles son las propuestas para nuestro futuro tecnológico de los supuestos salvadores de las patria (léase Podemos, Ciudadanos, etc.) por lo que auguro otras nuevas legislaturas en las que nos seguirán superando en inversión países situados muy por debajo de nosotros.


Aunque diferentes estudios han venido afirmando que está empezando a decrecer la venta de tabletas en España, sobre todo en el mercado corporativo, se están concretando concursos sustanciosos. Y se está desatando una lucha fraticida entre tres empresas importantes: Microsoft, Samsung y HP. Las dos segundas muy cabreadas con la primera, que les está haciendo mucho daño: tiene un equipo muy competitivo; las dos se quejan de competencia desleal y, en muchos casos, se plantean no recomendar el uso de la plataforma Windows, en beneficio de Android.

3 Comentarios

  1. Como bien dices, antes había mucho anuncio que quedaba en nada, así que de la nada a la nada, no se ha recortado nada a menos que nos gastásemos un dinero para llegar al mismo punto y así terminamos, con el agujero del pantalón más grande