Según explican los especialistas de DATISA, las características que más valoran los usuarios de los ERP en las pymes, son su capacidad para automatizar determinadas tareas, condición que asocian directamente al incremento de la eficiencia de los procesos y las posibilidades que presentan estas plataformas para interrelacionar datos. Esta última característica, dicen, hace visible el trabajo de todas las áreas y facilita el entendimiento de lo que sucede en cada departamento.

Publicidad

Desde DATISA apuntan que los usuarios evalúan más los beneficios del momento, que las ventajas a largo plazo, quizá porque entienden que las cuestiones relacionadas con los parámetros de productividad y competitividad se reservan al análisis de los estamentos superiores de la organización, ya sean gerentes, directores financieros o responsables comerciales.

Mejora la planificación y el control

Otros dos aspectos que son claramente visibles por los usuarios de las aplicaciones ERP, según explica el fabricante español, tienen que ver, en primer lugar, con la mejora sustancial de la planificación, elemento que ayuda anticiparse a situaciones de riesgo y permite hacer las cosas con tiempo, evitando las prisas de última hora que pueden hacer cometer errores. Y, en segundo  lugar con las múltiples opciones de control que ofrecen lo que facilita la toma de decisiones en aspectos tan relevantes como la tesorería, la contabilidad o el almacén.

Finalmente, los usuarios destacan las capacidades de centralización que ofrecen las actuales plataformas de gestión empresarial, una centralización que permite que todos los datos se almacenen en un único repositorio facilitando, primero el acceso a los mismos y segundo, minimizando el margen de error.

En cuanto a las áreas en las que más valor perciben los usuarios con la aplicación de los ERP destacan, por un lado, contabilidad y administración, donde incluyen además facturación, el área comercial, principalmente en lo que a la gestión de pedidos y atención al cliente se refiere y, por último, la gestión del almacén, un área en la que se destaca sobre todo, la capacidad para regularizar existencias y las ventajas que aporta en cuanto a la recepción de mercancías.