El Juzgado de lo Penal Nº 1 de Jerez de la Frontera, en su sentencia 414/11 del pasado 15 de diciembre, y a instancias de una denuncia presentada por aDeSe a través de la FAP (Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual), ha condenado al propietario de un establecimiento en Jerez por la distribución y venta de sistemas para piratear videoconsolas, como son chips y programas swap magic, así como la venta de copias ilegales de videojuegos, películas y programas de ordenador.

Publicidad

El magistrado considera probados estos hechos y los considera un delito contra la propiedad intelectual tipificado en los artículos 270.1 y 270.3 del Código Penal.

La sentencia condena al propietario a una pena de 6 meses de prisión, sanciones económicas e inhabilitación temporal para trabajar en cualquier oficio o comercio relacionado con la distribución y comercialización de obras videográficas, informáticas o en la reparación de videoconsolas.

No es ésta la única sentencia en España en este sentido. Hasta el momento son 8 los fallos emitidos por diferentes tribunales donde la comercialización de dispositivos que vulneran las medidas de protección de los videoconsolas se ha considerado como un delito contra la propiedad intelectual.