La última versión de SAS Anti-Money Laundering aumenta la eficacia de la investigación de las actividades financieras sospechosas y el SAR quality.

Publicidad


La nueva versión de SAS Anti-Money Laundering, de SAS, líder en software y servicios de business analytics, incluye un análisis predictivo reforzado, unas capacidades de generación de informes regulatorios más completas y técnicas adicionales de scoring basadas en el riesgo.


“Poder mejorar la calidad de las alertas aplicando análisis predictivo, es una mejora significativa respecto al enfoque de seguimiento de las transacciones comunes”, afirmó Rodney Nelsestuen, Senior Research Director en CEB TowerGroup. “Esto ayuda a las instituciones a tener menor índice de falsos positivos, a reducir la fatiga del analista y a mejorar la calidad de las investigaciones, que son cada vez más importantes ante el endurecimiento de las regulaciones y las multas impuestas por la deficiente lucha contra el blanqueo de capitales”.


SAS Anti – Money Laundering proporciona un análisis predictivo único en el mercado que mejora notablemente la calidad de las alertas al mismo tiempo que reduce al mínimo los falsos positivos, lo que aumenta la eficacia de las investigaciones. Esto ayuda a optimizar el trabajo de los investigadores y les ayuda a centrarse en las transacciones que presentan mayores riesgos a la vez que se reducen los costes asociados a la gobernanza del modelo.


La nueva consola de generación de informes soporta múltiples formatos e idiomas y es compatible con los nuevos sistemas electrónicos de recogida de datos adoptados por las unidades de inteligencia financiera globales. La nueva interfaz de usuario permite acelerar la investigación ya que muestra toda la información relevante del cliente acerca de roles de usuario, derechos y privilegios, mostrando los principales indicadores y tendencias.


El proceso de clasificación del riesgo evalúa periódicamente el perfil de riesgo del cliente basándose en el comportamiento transaccional o en la asociación con los atributos de alto riesgo. Esto significa que las instituciones pueden monitorizar cada grupo de riesgo alto de forma independiente. Los usuarios finales pueden modificar o crear un número ilimitado de escenarios con un intuitivo interfaz point-and-click, controlando más riesgos y conductas, eliminado del estudio las cuentas de confianza y los grupos que no representan ninguna amenaza.